miércoles, 30 de abril de 2008

1 de mayo


Día primero de mayo, día de los trabajadores. Día de reivindicación y lucha, de recuerdo y homenaje. Un día desnaturalizado con el tiempo, por lo menos por aquí. La mayoría de gente no sabe siquiera que se recuerda a aquellos obreros que derramaron sangre, sudor y lágrimas, algunos la vida, para conseguir la jornada laboral de ocho horas. Pero aquí ya nadie se siente trabajador ni obrero, la sociedad industrial de entonces es muy diferente de la actual y todos se reivindican de clase media. El individualismo ha acabado con la solidaridad, los sindicatos tienen poquísima representatividad y los menos minoritarios son realmente un insulto a la inteligencia por corruptos e inoperantes, con sus jerifaltes apoltronados haciendo de eco del Estado y de la patronal.

El 1 de mayo ya no es el día de los trabajadores sino "el puente del 1 de mayo" (fin de semana largo), e incluso en el caso de la ciudad de Berga, "la fira del 1 de mayo" (y sí, la jornada de lucha obrera convertida en apoteósis del liberalismo).

Por supuesto, los sindicatos saldrán a la calle, manifestaciones patéticas de escasas personas, con los señores apoltronados bajando por un día a la calle a agitar un poco para no ser descarados en su sumiso papel, o con sindicatos marginales y sectarios hablando de la revolución social.

Y ya no sé quién me desalienta más... Por un lado están los (pocos) que van de seguicio en las manifestaciones de los sindicatos menos minoritarios, agitando las banderitas (CCOO, UGT...); ¿son inocentes un poco burros o son cuadros del sindicato que están ahí por mantener sus estatus en la burocracia sindical? Por otro lado están los que creen que el 1 de mayo es un puente que han decidido tender la patronal y el Estado para que la ciudadanía pueda disfrutar la primavera, quizás una escapada a alguna capital europea, o los primeros días de playa...

Hay gente que se pregunta de qué sirve la historia... Desde los 80's hemos entrado en un ciclo neoliberal que nos está jodiendo y nos va a joder más, y aquí estamos sin verle las orejas al lobo. La jornada de ocho horas va desapareciendo, cada día hay más personas que hace horas extras sin cobrarlas, la patronal va cortejando con el concepto del despido libre... ¡y de mal en peor vamos! ¿De qué sirve la historia? Pues para saber que lo que tenemos no nos lo regalaron, y que así como se consiguió con duras luchas, puede perderse e ir retrocediendo, y en realidad ya está pasando... ¡para saber todo esto y evitar que pase, está la historia!

En fin... feliz día de los trabajadores.